Mostrando todos los resultados (9)

Las células vivas se pueden observar con nitidez en un microscopio de contraste de fases o de contraste de fases interferencial. La posibilidad de que algunos componentes de la célula puedan perderse o distorsionarse durante la preparación de las muestras no ha dejado de preocupar a los especialistas en microscopia. La única solución a este problema es examinar las células mientras aún están vivas, sin ningún tipo de fijación ni congelación. Para este propósito son útiles microscopios con sistemas ópticos especiales.